El Partido Demócrata de USA parece haber puesto en marcha una campaña de acercamiento a la comunidad hispana con llamamientos para atender sus problemas y cumplir la promesa de aplicar una ‘estrategia amplia’ para América Latina.

Ambos llamamientos fueron formulados en un momento en que el presidente estadounidense, George W. Bush, afronta la problemática regional en la IV Cumbre de las Américas que se celebra en la ciudad argentina de Mar del Plata.El gobernador de Nuevo México, el demócrata Bill Richardson, el único gobernador hispano de Estados Unidos, señaló en Nueva York que su partido no debería dar por seguro el apoyo de esta comunidad y que el haberlo hecho en 2004 le significó perder la Casa Blanca.

Bush, del Partido Republicano, derrotó por escaso margen al candidato demócrata John Kerry debido, según Richardson, “a la erosión del apoyo hispano al Partido Demócrata que ha sido persistente en las últimas tres elecciones”.